Todo el mundo busca disfrutar de su trabajo, pero hay gente que lo disfruta de tal manera que no lo considera ni trabajo. Imagínate poder hacer lo que quieres, cuando quieres y disfrutarlo al máximo… y es que así es como vive Xavier Noria, un gran experto en Ruby on Rails que después de trabajar por cuenta ajena, de crear una empresa y de formar a nuestro futuro, decidió ser independiente y crear su propio espacio de trabajo sobre él mismo. Disciplinado, trabajador, centrado y metódico tanto en la forma de trabajar como en el cómo trabajar.

David Garzón

«…trabaja, céntrate, persevera, ten determinación, juega cada punto…«

 
Localización: Barcelona

 
Móvil: iPhone 5

 
Portátil: MacBook Air 11″ (2012)

 
Twitter: @fxn

 

¿Qué haces la primera hora de tu jornada laboral?

Lo primero que hago es planificar el día mínimamente, en qué cosas quiero trabajar y en qué orden.

Las cosas que pienso hacer incluyen trabajo propiamente dicho (para cliente), y open source (voluntario), pero suelo pensar mi día teniendo ambas cosas en cuenta. Por ejemplo mi lista inicial puede incluir temas A, B y C de cliente, y echarle un ojo a las PRs de Ruby on Rails X e Y.

Esto no es 100% rígido, ya que a lo largo del día me adapto a las cosas tal y como vienen, no pretendo más que arrancar con cierta situación. Si al cabo de media hora entra un fuego, o se abre un debate interesante en otra PR después de comer…, me adapto. Al final del día da igual si lo que hiciste cuadra con la lista. A veces cuadra, a veces no tanto. No importa, su objetivo no es predecir el futuro, es tan solo un pistoletazo de salida.

Una vez tengo esa idea inicial, lo cual me lleva cinco minutos, entonces empiezo por lo primero. Lo primero puede ser cualquier cosa, programar, responder un email, hacer un followup a aquella pull request con mi feedback… depende mucho del momento.

Lo único especial en mi primera hora de trabajo son esos primeros cinco minutos.

«…lo único especial en mi primera hora de trabajo son esos primeros cinco minutos…«

 

¿Cuáles son las apps o herramientas sin las que no puedes vivir?

Diría que hay muy pocas aplicaciones que sean tan importantes para mí como para no poder vivir sin ellas. Necesito bien poco, un editor, un navegador, una consola, …, lo normal.

Podría destacar quizá VMware Fusion como realmente central a mi manera de trabajar. Al ser freelance y colaborar en proyectos open source es clave para mí tener entornos de desarrollo aislados. Las máquinas virtuales ofrecen esto, y con el hardware de hoy en día su rendimiento es excelente.

Los entornos de desarrollo raramente son simples. Es común que un proyecto necesite cierta versión de PostgreSQL, un servidor Redis, y autentifique usuarios vía un servicio propio que ha de estar corriendo en cierto puerto. Otro necesita un Solr, una cola de trabajos, una versión distinta de Postgres, memcached. Rails necesita varias bases de datos para correr su test suite. Es imposible tener entornos tan heterogéneos conviviendo sin conflictos.

A mis clientes esta realidad no les tiene que afectar. Yo debo montar su entorno de desarrollo y es mi responsabilidad que se mantenga independiente del resto y consistente en el tiempo. Y que si colaboramos de nuevo pasados unos meses el entorno siga ahí tal como estaba. Aunque haya cambiado mi sistema operativo, aunque haya fallado el disco duro (los backups son triviales), aunque haya cambiado mi ordenador.

 

¿Cuál es tu espacio de trabajo preferido?

El espacio de trabajo que tengo en mi casa. Está en una terraza cubierta, es espaciosa, y tengo una mesa para trabajar sentado, y otra para trabajar de pie.

Mesa

Mesa de pie

Me gusta mucho el ambiente de trabajo de las bibliotecas, es un lugar en el que me resulta especialmente fácil relajarme y concentrarme. Ocasionalmente voy a la biblioteca del barrio, pero muy de vez en cuando, en mi casa estoy de fábula.

 

¿Qué música escuchas mientras trabajas?

Escucho muchos tipos de música, la música ha estado presente toda mi vida. Pero mi música preferida es la música negra, especialmente el Neo-Soul. Algunos ejemplos:

Next Lifetime – Erykah Badu
http://open.spotify.com/track/3tH16kQXSDJpawV0HvCj2E

Been Here – Ledisi
http://open.spotify.com/track/3jocbx9kZ1YzJgiYfkjxTD

Playa Playa – D’Angelo
http://open.spotify.com/track/7KlZB60dAoGAhVxLxTNQn3

Can’t Change Me – N’Dambi
http://open.spotify.com/track/5pPLXjXbpcRH5DNdWrnTo9

It’s Love – Jill Scott
http://open.spotify.com/track/5lhfoU7IO0sfVJTD7vt6p4

 

¿Cuál es tu mejor truco para ahorrar tiempo?

Ahorrar tiempo no es posible, la flecha del tiempo es ajena a lo que nosotros queramos :). En ocasiones, cuando verdaderamente quiero dedicar la tarde a algo, entonces hago time-boxing: pase lo que pase, a partir de las 19:00h voy a dejar lo que me ocupe y voy a… lo que sea, ir a buscar a mi hija a la salida de una extraescolar, tocar el saxo…

«…la flecha del tiempo es ajena a lo que nosotros queramos…«

 

¿Cuál es tu peor hábito al trabajar?

Tener una postura incorrecta.

Más o menos he aprendido a sentarme bien, mi espacio de trabajo está bastante pensado. Uso por ejemplo un teclado ergonómico para prevenir lesiones y porque es un teclado magnífico en sí: un Kinesis Advantage Pro. Este Kinesis tiene una serie de características interesantes: antebrazo, muñecas y dedos trabajan de forma relajada y natural, las teclas están organizadas en columnas en lugar de en zigzag, es mecánico y hace un beep muy sutil como feedback. Me encanta.

Otra cosa interesante, que también ofrecen otros, es que no tiene un teclado numérico dedicado. En mi uso del ordenador este anexo no lo necesito, pero si está y eres diestro te pasas el día rotando el brazo para alcanzar el ratón. No es bueno. Ya antes del Kinesis usaba teclados sin teclado numérico.

La altura del monitor y todo lo demás esta ajustado según lo que leo de ergonomía por ahí.

¿Dónde fallo? En los pies. Es una asignatura pendiente, a la que me descuido los tengo retorcidos de algún modo bajo la silla, o en posiciones forzadas.
 
 

¿Cómo gestionas las listas de tareas?

He probado todo lo que hay bajo el sol.

Mi padre maneja una cantidad de trabajo imposible simplemente con unas hojas en blanco que acumula en una pila, por la familia es conocida como «El Fujiyama», y unas check lists para cosas como «cerrar el año». Ha hecho esto toda su vida y no he conocido a nadie gestionando su tiempo de forma más eficiente.

De él, y no de David Allen, aprendí la máxima de que la cabeza no tiene que estar pendiente de lo que se pueda apuntar. Hay que liberarla de «me tengo que acordar de…», no puedes fiarte de eso. Apunta, así seguro que no olvidas, estás tranquilo, y además tu cabeza está de este modo más libre para todo lo demás.

Bien, desafortunadamente yo no tengo la maestría de mi padre :).

Me gustan los sistemas analógicos. Me encanta escribir con mi Pelikan M800, y poner un check mark a un cuadrado de un todo list. He anotado cosas en el Moleskine de turno, y he ideado sistemas sencillos propios con tarjetas de colores, pero todos tienen sus cons. He probado también muchos sistemas digitales.

todo-cards

Con el tiempo he ido viendo que me va bien un sistema sencillo, sin mucha parafernalia, sin mucha jerarquía pero tampoco plano. Lo importante es usarlo siempre, desarrollar un hábito. Cuando empiezas tu día es ahí donde vas a ver qué haces, cuando tienes que hacer algo es ahí donde lo apuntas. Si verdaderamente eres disciplinado entonces funciona, si no, es cuando de repente caes en la cuenta de que hace cinco días que ni abres la aplicación.

Actualmente he vuelto a Things, del que tengo una licencia desde que salió (como caso particular de que los he probado todos :)). Permite agrupar cosas, tiene el concepto de tareas de «hoy» no vinculado a un due date, que es un concepto que, como los flag de importancia, no uso. «Hoy» en Things es lo que marco que voy a hacer hoy, encaja a la perfección con mi forma de trabajar. Tiene suficiente metadata asociable a los ítems, y sincroniza entre dispositivos.

Para cosas con una fecha concreta (cita con el dermatólogo), uso iCal.

«…he probado todo lo que hay bajo el sol…«

 

Además de tu móvil y el ordenador, ¿qué otros gadgets son imprescindibles?

Un GPS de mano, el Garmin eTrex 30.

garmin-etrex-30

Nos hemos aficionado al geocaching en la familia. Es una actividad extraordinaria para salir de casa y descubrir terreno, urbano o en el campo. Se necesita picardía para encontrar las cosas, aprender a pensar como quien escondió la caché, hay que desarrollar pensamiento lateral, aprender a orientarte con el GPS, caminar por pistas, disfrutar del aire libre. Una ruta en el campo o un pueblo desconocido, con tres o cuatro cachés planeadas por el camino, y unos bocatas, es un domingo perfecto para nosotros.

 

¿Qué fue lo más difícil de tus primeros pasos?

No sé decirte.

Siempre he hecho lo que el cuerpo me ha pedido. Cuando era adolescente dejé los estudios antes de terminar el BUP, hice la mili voluntario en Barcelona y luego repartos con una furgoneta y ventas. He trabajado en una pequeña tienda de instrumentos musicales. He sido revisor de libros de texto de matemáticas para Vicens-Vives durante seis años, volví a los estudios y me saque la licenciatura de matemáticas ya casi con 30 años.

Luego salté a la programación, que me ha apasionado desde que era niño. Después de un año de doctorado en matemáticas decidí que tenía que dar otro volantazo a mi vida, y en el 2000 deje la universidad y entré en iSOCO, que en aquellos tiempos era una start-up muy divertida en la que pude aprender y desarrollarme como programador. Estuve en iSOCO hasta el 2006. En mi tiempo libre en esa época también impartía una asignatura optativa de lenguajes dinámicos en la técnica de sistemas de la Universitat de Barcelona. Eso fue vocacional, siete fantásticos años. Luego fundé junto con otros socios una empresa de software especializada en Ruby on Rails, ASPgems, en 2006, y finalmente me puse independiente en 2009. Hasta hoy.

Siempre he tenido claro lo que quería hacer, aunque no siempre fuera lo ortodoxo, y cuando tienes eso claro lo demás da igual. En ese sentido he tenidos bastantes «primeros pasos» en distintos ámbitos, y sigo teniéndolos porque siempre ando estudiando o practicando algo nuevo.

Pero lo veo todo como un continuo. Cuando empiezas, empiezas. Cuando llevas más tiempo, llevas más tiempo. En cada etapa las cosas son como son, ya está.

«…siempre he tenido claro lo que quería hacer, aunque no siempre fuera lo ortodoxo, y cuando tienes eso claro lo demás da igual…«

 

¿Qué consejo ofrecerías a un futuro emprendedor?

Posiblemente el que explico al final de la entrevista.

 

¿Cómo enfrentas tus errores?

Esta pregunta me ha hecho pensar bastante.

El caso es que «error» es una palabra que no suelo utilizar. Ese vocabulario del «error», el «acierto», «éxitos» y «fracasos» no va mucho conmigo, no lo uso. Es una manera demasiado binaria de ver las cosas para mi gusto, y está como desenfocada para como entiendo la vida. A ver si consigo explicarme.

En primer lugar, en cuanto uno sale de las matemáticas a la vida real hay pocas certezas. ¿Qué es correcto? ¿Qué es erróneo? Es un lenguaje dualista. Yo soy una persona que piensa en las motivaciones, es ahí donde me centro. Si tu motivación es genuina y tu esfuerzo es sincero, el resultado da igual, ya sentaste las bases antes, el resto son derivaciones de algo más fundamental.

Por eso lo veo desenfocado, porque para mi lo primordial es la motivación, la toma de decisión, lo que te conduce a hacer las cosas. Es algo interior.

Naturalmente, si hablamos de errores en su acepción más trivial lo que uno hace es ver qué puede aprender para la próxima vez. Pero ahí estamos hablando de que has montado una librería de IKEA y una balda te ha quedado con el lado feo para afuera. Eso son cosas cotidianas sin más importancia consecuencia de que somos seres humanos. Dices, ¡anda! ¡no hay contrachapado en los dos lados! y la próxima vez lo tienes en cuenta… posiblemente :).

Pero en cuestiones más importantes de la vida existe la toma de decisiones, ya sea informada o intuitiva, existe la fuerza de voluntad, y el ser consecuente con uno mismo. Eso es lo que hay que trabajar. Eso es para mí el corazón de todo. El resto, lo que se ve externamente, el resultado, es darle a la manivela del tiempo.

«…si tu motivación es genuina y tu esfuerzo es sincero, el resultado da igual…«

 

¿Por qué recomendarías Ruby on Rails?

Ruby on Rails es una tecnología que te permite construir servicios web a medida muy bien hechos desde el punto de vista de calidad del software, con facilidad y rapidez.

Lo fácil es hacerlo bien, te viene dado. Eres muy productivo, y eso revierte en lo que de veras importa: resolver un problema, desarrollar un producto con agilidad. Flexibilidad para adaptarse a cambios, time-to-market. La tecnología es una herramienta, y Ruby on Rails es tecnología de primer orden.

 

¿Cuál es tu rutina para desconectar del trabajo?

Tengo la suerte de trabajar en algo que me encanta y no tengo necesidad de desconectar. Trabajo en aquello a lo que dedico el tiempo libre, soy muy afortunado.

Para mi casi todo en la vida es lo mismo, vivir. Ahora hago esto, luego hago lo otro.

Actividades que se podrían catalogar como «de ocio» tengo varias. Soy una persona muy curiosa y siempre ando haciendo cosas, desde ligas de billar americano a clases de vuelo con simuladores, pasando por la moto de ruta.

Hoy por hoy mi vida gira bastante entorno a mi familia, especialmente mi hija. Volviendo a la pregunta anterior, reservar tiempo de calidad para pasarlo con mi mujer y mi hija es una decisión consciente, facturo menos para poder hacerlo. No puedes estar en el lecho de muerte y reprocharte no haber pasado más tiempo con tus hijos, eso lo tienes que resolver ahora.

summer

En el terreno más personal leo mucho, estoy aprendiendo a tocar el saxo en una escuela de jazz. Hago algo de deporte por salud. También practico meditación (zazen).

«…trabajo en aquello a lo que dedico el tiempo libre…«

 
 

Llena el espacio en blanco:

Me encantaría ver a Jorge Gómez Sancha responder a estas mismas preguntas.

 

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido?

Cuando estaba (creo) en sexto de EGB llegué a la final del torneo de tenis de mesa del colegio. Iba a jugar con un chico mayor, sabéis que a esas edades las diferencias de unos pocos años se notan bastante.

Mi padre me dijo que el otro chico probablemente querría machacarme y cometería errores por ello. Que yo estuviera centrado en la partida y en ganar un punto tras otro con determinación, sin querer impresionar a nadie con mates gratuitos y las típicas machadas de joven. Juega cada punto.

Esa final la gané, el premio fue un bolígrafo Cross dorado que a mí me parecía lo mas precioso del mundo por cómo lo había ganado. Pero es lo de menos, esa fue una lección que me ha quedado para la vida. Trabaja, céntrate, persevera, ten determinación, juega cada punto.

«…la cabeza no tiene que estar pendiente de lo que se pueda apuntar…«